sueño

Mad Martin “La Mujer Almohada”

La mujer almohada ataca en noches de luna llena y sábanas limpias

La mujer almohada ataca en noches de luna llena y sábanas limpias

Hace un par de días publicaba la segunda entrada del videoblog en la que leía este texto del diario de Mad Martin y prometí colgároslo pronto, así que aquí está. Que lo disfruteis

Por increíble que parezca, hoy es hoy (pero lo tacho igual)

MARZO 21

No me podía dormir y estaba dando vueltas a la cama. Me abrazo a la almohada y al rato me devuelve el abrazo y claro, pego un bote en la cama porque me muero del susto. Así que la miro y la almohada tiene brazos y piernas, no de tela, sino de una piel suave y morena, con manitas y muslos de mujer, suaves y dulces.

La mujer almohada no habla mucho, pero me invita a tumbarme con ella y es mimosa, cariñosa, blandita, cálida, da unos abrazos extraordinarios y hace unos crepes deliciosos. Apenas salimos de la cama, pero le leo a Cortázar y ella me lee a Baudelaire, o al menos eso creo, porque con la boca de tela no me entero muy bien, pero creo que es francés.

Yo le digo que quiero casarme con ella y ella me recuerda que son las ocho menos cuarto, así que discutimos porque no entiendo por qué tiene que darme esa patada de realidad y cuando quiero pedirle perdón por haberme enfadado en vez de disfrutar del poco tiempo que nos queda.

Me despierto profundamente triste y arrepentido. Espero encontrarla de nuevo.

Si no existieran………………..
……………………….los jefes
……………………………….
todos seríamos
mejores personas
a la fuerza

Bookmark and Share

Mad Martin “El Señor Unicornio”

"El señor unicornio...habla con voz profunda y sexy de...narrador de radionovela y yo me sonrojo aunque no me resulte atractivo" #MadMartin #Writing #Book #Text #Words #Art #Experimental #Escritura #Libro #Texto #Palabras  #Arte #Blue #Ink #Tinta #Azul #Madness #Locura #Dreams #Sueños #Paper #Papel #Orange #Naranja #Unicornio #Unicorn #SeñorUnicornio #MrUnicornNOVIEMBRE 19-20

Trotando por las laderas ríe el Señor Unicornio. Feliz-alegre-contento, trota como un chiquillo a lomos de su padre. Se para a hablar conmigo.

El Señor Unicornio se nota que es un señor, porque lleva corbata y chaleco. Me habla con voz profunda y sexy de actor de doblaje o narrador de radionovela y yo me sonrojo aunque no me resulte atractivo, sólo por su voz.

El Señor Unicornio es feliz y sonriente y su piel es nacarada y multicolor, que cambia según la luz del sol. Me pregunta que dónde voy como si me ligase en un bar y yo le cuento que sólo he aparecido allí. “Quédate en el país de los unicornios, pequeño” me dice “te lo pasarás como nunca en tu vida” me dice “y yo haré de guía para que de verdad lo disfrutes, pequeño” me dice y yo me sonrojo como una colegiala en una película de los cincuenta.

Los señores unicornio se alimentan de sueños y nubes de algodón que crecen silvestres en el campo. Pequeños ponies que hacen de mascotas les hacen también de despertador con sus risas cantando y bailando. No hacen nada escatológico, sino que sus deshechos los soplan en forma de arco-iris cuando tosen.

Los señores unicornio no mueren, sólo se disipan en el aire con tiempo suficiente para excusarse por sus futuras ausencias, cosa que les resulta harto difícil de escribir, pero que hacen con pluma con una inmejorable caligrafía inglesa.

El Señor Unicornio me habla al oído para recordarme que son de familia de equinos y que, tanto ellas como ellos, están muy bien dotados y me invita a pasear con menos ropa por prados más íntimos, pero antes de que pueda dar una respuesta, se acerca una Señora Unicornio con su pamela y su rebeca de hilo y me pregunta si he venido solo, luego otro Señor Unicornio que me llama “guapo” y me invita a una copa de fantasía con fresa y luego más y más unicornios.

Los Señores y Señoras Unicornio deben estar poco acostumbrados a los extraños… o son una panda de salidos. Cuando empiezan a ser cientos, me despierto.

ME HE DESPERTADO SINTIÉNDOME SUPER SEXY
(si se pudiera guardar esta sensación)

Las tristezas no se hicieron para
las bestias, sino para los hombres;
pero si los hombres las sienten
demasiado, se vuelven bestias.
Miguel de Cervantes
“en sus ojos se veía una infinita tristeza… infinita tristeza”

Para la mente……..supone un placer
………………ver….cosas…………………….
………………………………………………………

Bookmark and Share