Se acerca el invierno

Vale, sí, sé que es 7 de Agosto… y sé que para quienes estén en Madrid, en Andalucía, en Levante o donde quiera que haga un calor de muerte, esto le sonará a chufla, pero aquí, en mi pequeño pueblo castellano, esto es una realidad absoluta.

Dice el refrán: En Agosto, frío en el rostro. Y cuando lo dice un refrán, es para pensárselo.

Cuando trabajas en el pinar en invierno, hace más calor que fríoLlevo ya aquí un año y un mes y he de confesar que el año pasado no le di más importancia, pero este sí lo estoy viendo venir. No hace malo, ni nada, pero a pesar de que a las 4 de la tarde es imposible estar en la calle sin morirse, a las 10 de la noche, ya refresca y algún día hay que cogerse hasta una chaquetita.

Si algo he descubierto en un año, es que los castellanos son gente de invierno. Sus casas están más pensadas para el invierno, sus actividades son más de invierno y hasta su ocio es más de invierno. Son españoles, claro, así que no les quites una cervecita en una terraza si el tiempo lo permite, pero si en Andalucía esto supone 9 meses al año (o más), aquí supone, como mucho, 3.

Ayer lo comentaba en el twitter, lo extrañísimo que se me hace salir a la puerta de mi casa y ver tanta gente. Hasta salí a una zona un poco más retirada (el alto) y se escuchaba el pueblo bullir de conversaciones, bicicletas y niños jugando. Están aquí, por supuesto, todos los hijos y nietos que han venido a pasar las vacaciones, los amigos que vienen de visita y demás, y más en un año como este en que ir “de turista” está más difícil. Pues el comentario de uno de mis amigos fue: “A ver si llega ya el invierno”

Y es que he de decir que, la verdad… se le hecha de menos. No el invierno de los -16º, que ese se puede esperar hasta enero si le da la gana, sino el invierno de estar en casa, partir leña para la estufa, asar castañas, ir a por setas, tomar té calentito e ir al pinar a trabajar (esa ya os la contaré).

En Castilla la Vieja (Castilla y León para los forasteros) son gentes de invierno en casas de invierno, pero a pesar del frío, pocos sitios he encontrado con gente tan cálida como la de aquí.

Por lo pronto, voy a disfrutar de lo que quede del verano porque lo que es seguro, es que para mí, con frío o calor, acabará como lo hace todos los años: El 8 de Septiembre, que para algo es mi cumpleaños 

Bookmark and Share