Qué hacer cuando llega el fin del mundo. Parte: 7

Total, que lo único que saqué bueno fue la sensación de haber hecho el idiota y pensé ¿Cómo es posible que haya ocurrido algo tan importante y yo, que soy tan listo, la haya cagado como todos los demás? Así que repetí y como es algo divertido, extraordinario y en la mayoría de los casos acabas muerto en menos de unos pocos años, me enganché y acabé por convertirme en un experto y es por eso que ahora hago llegar mi conocimiento a los demás para ayudar a que las cosas vayan lo mejor posible (dentro de lo que es una extinción masiva que se precie, claro).

Recuperando el hilo de nuestro tema, quédate con esta enseñanza que trataremos más profundamente más adelante. Lo mejor de que casi se haya terminado todo:

YA NO TIENES ABSOLUTAMENTE NINGUNA OBLIGACIÓN

Y si alguno de tus “con-vivientes” es capaz de decirte lo contrario, mándale amablemente a… a dónde te apetezca. Mi experiencia me dice que es imposible sobrevivir más de una semana si no te das cuenta de esto.
CAPÍTULO 4. ¡Por fin eres libre!

Sí, ya lo sé. No ha sido una experiencia agradable (y eso que aún no sabes lo que te espera), casi seguro que huele fatal, ya sea por lo que ha provocado todo esto o por los cadáveres de tu alrededor y además acabas de vivir un drama que no es equiparable a casi ninguna experiencia que puedas tener, pero mírale el lado positivo: Como ya te he dicho antes ¡Ahora puedes hacer lo que te dé la gana!

Aunque este pensamiento pueda parecer algo sórdido o trivial y no esté exento de una cierta polémica, tienes la capacidad de hacer casi cualquier cosa sin que nadie te lo eche en cara (esto, en la mayor parte de los casos, porque será difícil encontrar a otro alguien) ni la obligación de que aquello que hagas agrade a los demás. Para ejercitar esta nueva libertad adquirida, lo primero en lo que quiero que pienses, es en qué has soñado siempre con hacer y no has hecho, porque los demás te han coartado………….. No. Esfuérzate más………….. Sigue sin ser suficiente. Busca en lo más profundo de tu mente aquello que siempre has soñado hacer pero que ni siquiera has llegado a contarle a nadie.

Ahora que lo has encontrado, deja este libro en un lugar seguro y ve a hacerlo. Cuando termines, vuelve.

Bookmark and Share