Qué hacer cuando llega el fin del mundo. Parte: 6

Pero volviendo a lo que te contaba, te diré que, al igual que en el caso de las demás civilizaciones del tipo B-02, la nuestra, después de tan solo unos milenios de uso, estaba que se caía a pedazos. Esas cosas pasan y uno no se da ni cuenta. Lo peor es cuando sí te das cuenta; la gente te lo dice todos los días, lo cuentan en todas partes y nadie hace absolutamente nada. Que los Marclurmsdfe están atacando a la gente indiscriminadamente, pues piensas “eso está muy lejos”, que el Smajetltraf está desapareciendo del planeta, dices “ya traerán más de otro”. Viéndolo ahora con perspectiva, no sólo pienso en lo estúpidos que éramos todos, sino también en que menos mal que no conseguimos llegar más lejos en nuestros viajes espaciales porque es posible que fuéramos capaces de contagiar nuestra estupidez a los demás.

Por otra parte, ahora que me acuerdo, sí que se hicieron viajes de más larga distancia, pero no sé en qué quedarían. Tampoco he sabido de ellos en ninguno de mis viajes, así que me imagino que morirían también de pura estupidez. Para no entretenerte demasiado con este tema, te diré que la “feliz idea” que se nos ocurrió al final, fue que, si extraíamos la materia del núcleo profundo del planeta y la usábamos para cubrir puntos estratégicos de la superficie, esta haría que todo se volviese a reorganizar. Efectivamente fue así, pero nos pilló a casi todos por medio y ya te puedes imaginar lo que ocurrió. De ver a millones de personas morir por descomposición molecular sólo saqué algo bueno: Cuando estaba sentado en el suelo, con cara de estúpido y las cuatro manos y los pies sujetándome la cabeza mientras me hacía la pregunta estúpida que te estabas planteando tú antes (¿Cómo hemos llegado a esto?), sin acabar de formularla, mis moléculas también se descompusieron y se acabó el problema. ¿Sabes cuándo alguien te dice algo ofensivo o cortante y en ese momento no reaccionas pero después te vas y se te ocurre exactamente lo que le tenías que haber soltado para callarle la boca? Pues eso me pasó a mí. Fue morirme y tenerlo todo clarísimo. De repente dices, “Es verdad, teníamos que haberlo hecho así”, “Hemos sido unos cretinos egocéntricos ¿Cómo pensábamos que todo esto no nos iba a pasar factura?”, “¿Por qué no se nos ocurrió antes?”.

Para ser claros, una de las cosas buenas que tiene morirse, es que lo ves todo clarísimo, a lo cual también se ve que, de repente, ya no tienes ninguno de los problemas que supone seguir estando vivo (que esos siempre distraen muchísimo).

Bookmark and Share

2 Comentarios en “Qué hacer cuando llega el fin del mundo. Parte: 6

  1. Felicitas Peña G.

    Lo de morirse a tiempo, y mejor a tiempo completo,soluciona todos los problemas personales, y los futuros de mucha otra gente,que por lo pronto tienen Más espacio para moverse,y menos condicionantes para. Pensar, que para eso,somos cada uno: personas,animales,vegetacióny minerales. aire y agua incluidos, Partículas de Neurona ubicadas en este Planeta que llamamos Tierra. La muerte de unos, facilita la vida de otros…

  2. Hitóbito Studio Autor del artículo

    Gracias por el comentario. A decir verdad, toda la vida, toda la existencia, depende de la regeneración y eso no significa “vivir para siempre”, sólo significa morir a tiempo y dejar que otros vivan 🙂

Los comentarios están cerrados.