Qué hacer cuando llega el fin del mundo. Parte: 5

En todas partes pasa. Es duro y, a veces, acaba aniquilándose a la gran mayoría de la especie haciendo el planeta inhabitable o convirtiéndolo en una paradoja de la realidad que, en no mucho tiempo, termina por ser un agujero negro que absorbe todo lo que existe a su alrededor. Una vez más, has de sentirte afortunado. Al menos tú estás vivo y con un poco de suerte, tus átomos no se estarán disociando mientras lees estas líneas (eso espero). Lo que nos lleva a la siguiente pregunta que te estarás haciendo:

¿Qué tengo que hacer ahora?

Para responderte a esta pregunta y pensando que es tu primera vez, te contaré la mía y así intimamos un poco, pero antes te daré una respuesta fácil para que te tranquilices. Seguramente por primera vez en tu vida…

NO TIENES QUE HACER NADA

Todo lo que hagas a partir de ahora será porque te dé la gana o por intentar sobrevivir, pero en ningún aspecto va a ser por obligación. Fuera lo que fuese que pasó, se acabó cuando casi se extingue tu civilización. Ahora mismo, eres, literalmente, libre. Eso no te lo dicen todos los días, ¿verdad?

Como te anunciaba, voy a contarte mi primera vez para que te puedas hacer un poco a la idea de lo que te espera. Te anticipo, eso sí, que como en la mayoría de las primeras veces que se hace algo, yo, también la cagué.

Al igual que tú, pertenecía a un planeta con una civilización de la tipología B-02 y es por mi culpa que lleva ese sobrenombre, porque de niño la gente no dejaba de decírmelo; de hecho, mi padre tenía una tienda de ropa en la que bordaba la frase “SOMOS LOS REYES DE LA CREACIÓN” en cualquier tipo de prenda o, como en los últimos años se había puesto de moda escribirla “SLRDLC”. En todos los planetas siempre te encuentras con gente estúpida. Cuando ganas una cierta experiencia y pasas de los cien millones de vidas recorridas, te das cuenta que la realidad es fractal y que no es posible esa teoría de la creación y que todo salió de un puntito y que volverá a él… En mi primer planeta, incluso, había científicos que mantenían la teoría de que, cuando llegabas al final del universo, más allá se extendía un vacío infinito por el que te caías y que estaba plagado de monstruosas criaturas. Recuerdo que yo me preguntaba ¿Si ninguno de esos teóricos ha ido y vuelto del final del universo, cómo lo saben? O realmente es que se está muy bien allí o es que siguen caminando en línea recta esperando encontrar el final de algo que no lo tiene. Ahora me los imagino y pienso: ¡¡Qué lerdos sois!! ¡¡Lleváis milenios buscando el final del universo y vuestra civilización ya no existe!! ¿A quién se lo vais a contar cuando lo encontréis?

Bookmark and Share