Qué hacer cuando llega el fin del mundo. Parte: 38

3. Establece cuál va a ser vuestra forma de “gobierno” a partir de ahora. Como ya te he dicho, eso de la tiranía no te va a funcionar. La respuesta más común es la insurrección y, en tu planeta, acabar con la cabeza a demasiados centímetros del cuello (vaya costumbres más extrañas). Descartando esta opción por principio, lo que tendrías que encontrar es la forma de convivencia más equilibrada entre los miembros de tu pequeña sociedad. Sí, he dicho pequeña. ¿Qué esperabas? ¿Creías que tu siguiente paso era unir de nuevo tu civilización al completo de un día para otro? Pues no. Tendrás suerte si encuentras a media docena de personas inteligentes que además compartan tu interés por hacer las cosas bien en esta ocasión. Que eso no te preocupe, al menos por lo pronto; como bien sabes, existen en tu vida otros problemas más directos y acuciantes como mantenerse con vida y esas menudencias. Como ya te digo, vas a tener que empezar por lo pequeño porque la verdad es que esto no es fácil jamás. Siéntete afortunado si eres capaz de mantener unida una pequeña población durante el tiempo suficiente.

A pesar de que yo no he conseguido esto en ninguna ocasión, antes de alentar a alguien a intentarlo, he de puntualizar que me informé y existen casos de civilizaciones B-02 en los que, tras un fracaso estrepitoso, han conseguido recuperarse y llegar al siguiente paso. También es cierto que en la mayoría de estas civilizaciones han pasado unos cuantos miles de años hasta que se han vuelto lo bastante coherentes como para ser capaces de llegar al siguiente paso.

Volviendo al tema que tratábamos, el caso es que la forma ideal de gobierno es la democracia de verdad. O sea, esa democracia en la que la opinión de todos tiene el mismo peso, sin medir quién es el más importante. Es cierto también, que esto acaba por convertirse en un concurso de popularidad y no importa el que más razón tiene, sino el que dice lo que más conviene a los demás, pero así han de ser las cosas porque es la única forma de que la civilización avance por el camino conveniente, y además lo acepte, más o menos, de buen grado.

Descubrirás también que la forma natural de tu especie es la común de cualquier animal que vive en manada: Los bienes se consiguen entre todos y se disfrutan por todos. Eso puede llamar a cualquier capitalista convencido a que se tire de los pelos y te diga que “la competencia es lo que hace avanzar la civilización “y alguna otra sandez. Aceptémoslo, no se puede decir que avanzárais en la dirección adecuada y encima es una falacia: El amor propio y la auto superación hacen avanzar mucho más rápido que la envidia y la codicia. Demostrado. Todos los animales gregarios del universo lo hacen de la otra manera; por algo será. Tú sólo tienes que proponerlo y verás cómo da resultado por sí solo. A mayor escasez, es más necesaria la unión de los miembros de una comunidad y, como al fin y al cabo nadie tendrá nada que perder, al principio seguro que es sencillo. Se irá complicando con los siglos, pero eso ya no creo que te toque.

Bookmark and Share