Qué hacer cuando llega el fin del mundo. Parte: 36

La mayoría de la población ha muerto por una cruenta guerra internacional. ¿En qué estabais pensando? ¿A alguien se le ocurrió que si lo llevaban más lejos, podía salir bien? Nombrando a uno de vuestros grandes pensadores, “Inteligencia militar, son dos palabras contradictorias”. A nivel interplanetario, las relaciones “socio-políticas” hace tiempo que se dejaron en manos, única y exclusivamente a los progenitores concienciados, cuando se descubrió finalmente que existía una función en la programación genética de cualquier ser con esta condición distintiva. A causa de esta condición, ante cualquier trifulca de sus hijos, se veían forzados a decir, “Venga, haced las paces y daros la mano”. Observado este hecho, se dio por bueno que fuera esta gente quien mediara en las relaciones interplanetarias y es gracias a eso que nadie recuerda que haya existido nunca una guerra entre dos planetas distintos. Por desgracia, lo normal en las civilizaciones B-02 como la tuya, lo común es que el poder lo ostenten personas a las que les gusta hacerlos, que son ineptas o con intereses creados ( en el peor de los casos, son un compendio de estos tres tipos). Esto provoca que sea casi seguro que se enzarzarán en una trifulca con cualquier persona, país, etcétera, tarde o temprano; y que el del lugar contrario respondiera del mismo modo estúpido. ¿Cómo evitar esto? Fácil. Sólo tienes que hacer que el poder no recaiga sobre una sola persona, sino por un grupo de ellas (preferiblemente sobre todas las de la comunidad) y que, además, el desempeñar labores políticas no tenga ninguna remuneración económica. Esto lo convertirá en algo indeseable para la mayoría y, si además le unes el que tengan que ser evaluados como “buenos padres” y poseer una capacidad intelectual superior a la media, te aseguro que aquel que se dedique a labores políticas será, como poco, una persona adecuada para resolver sus diferencias con los demás, sin acabar las disputas con la famosa frase de “¿A que te arranco la cabeza de una torta?”.

Bookmark and Share