Qué hacer cuando llega el fin del mundo. Parte: 35

2. Analiza los problemas que os han conducido aquí. Es un hecho probado y demostrado por doquier en el universo, que los problemas tienen una tendencia natural a repetirse. El nombre más común para este hecho, es el de “Inercia auto-regenerativa de la estupidez universal”. A pesar de que es un tema que sólo se estudia en los más altos niveles de conocimiento, se le ha hallado una fórmula realmente sencilla: “No repitas lo mismo si quieres conseguir resultados diferentes”. Desgraciadamente es un conocimiento que no está al alcance de todos y, si bien se decidió hace tiempo (pero que mucho, mucho) que se convirtiera en un mensaje subliminal emitido por cualquier estrella a través de los rayos solares… sigue sin calar del todo. Cosas de la ingeniería. Para evitar caer en tan viejo problema, partiremos de la base de analizar los problemas anteriores y evitar que se repitan. Dado el lugar que ocupa tu civilización es muy probable que los problemas que os han llevado donde están sean alguno de estos:
Hemos agotado la mayoría de nuestros recursos. En una ocasión anterior, tuve una anciana y virtuosa abuela que lo explicaba muy bien: “Si guardas un glurck cuando puedes, nunca te faltará un dssrenschen cuando necesites”. A pesar de la gran cantidad de fármacos que consumía, su consejo era sabio (debió ser casualidad). Si no eres capaz de comprender que las cosas no están ahí para servirte, sino que tú formas parte de las cosas, es que eres un idiota y ya sabes lo que pasa con los idiotas. El remedio más sencillo es enseñar a los demás la gran diferencia entre lo necesario y lo superfluo. Por mucho que a uno le guste morderse las uñas, la gente no suele hacerlo hasta arrancárselas de los dedos.

Nos hemos cargado el ecosistema y el aire y agua están contaminados. Por desgracia para vosotros, existen dos inevitabilidades de la realidad que ya nombrara vehementemente el gran sabio Өμζש‡┐שּﭏΩ (P32-14 para los allegados) antes incluso de la creación de este universo. “La realidad es fractal, por lo tanto no conoce límite y carece de principio o final que se pueda medir. La estupidez es igualmente fractal, y aunque podamos pensar que sabemos dónde ha empezado, estamos totalmente seguros de que no sabemos dónde va a terminar”. El caso es que la única razón de que hubierais llegado a esta situación, es la propia estupidez, pero por desgracia, la única cura efectiva que esta conoce, es la muerte y creo que hay que dar gracias porque sea una consecuencia inherente a ella misma. Como ya te dije antes, has de contar con gente medianamente inteligente y ayudarles a pensar por sí mismos, porque sólo un imbécil piensa que se puede quitar un trapo de la boca si se lo empieza a tragar. Si llegasteis a terminar con vuestro aire y vuestra agua, es simple estupidez. Si eres capaz de acabar con la estupidez y evitar que se regenere, habrás resuelto el problema.

Bookmark and Share