Qué hacer cuando llega el fin del mundo. Parte: 28

Lo de la fractalidad es una de las cualidades más comunes en la naturaleza. Al fin y al cabo, cuando ves una rama de un árbol en una foto, no sabes si es la rama que sale del tronco, la rama de la rama, la rama de la rama de la rama, o alguna otra bifurcación porque todas tienen el mismo aspecto. Del mismo modo están dispuestas las venas y las terminaciones nerviosas de una gran cantidad de seres vivos, los ríos y un largo etcétera de seres y formaciones. ¿Lo has pillado? ¡Tampoco creo que sea tan difícil! Bueno, pues el caso es que la “naturaleza” (término que en general se acepta mucho mejor que “La Realidad” aunque venga a ser parecido) lo utiliza por doquier, porque es una de las estructuras que mejor rendimiento tiene. Obviamente no es la panacea, así que no se puede utilizar para todo, pero la verdad es que funciona muy bien.

Después de esta lección tan poco práctica, te explicaré a qué me refiero con esto. El caso, es que uno de los problemas que os ha llevado a donde estás, es precisamente el desconocimiento de esta regla del universo, porque ninguna civilización que la conozca ha acabado cagándola tan profundamente. Vale, vale, es posible que ya hubieras escuchado esto antes de que tu civilización metiera la pata hasta el fondo, pero que tú lo hayas oído, e incluso que fuera algo que se comente de forma habitual entre los amigos, no quiere decir que tu civilización CONOCIERA este hecho. Y mucho menos que lo COMPRENDIERAN. Para ayudarte a que tú si llegues a esta COMPRENSIÓN, empezaremos por un sencillo ejercicio mental:

Contando con el punto tecnológico al que habéis llegado, estoy seguro de que eres consciente de que tu cuerpo es, en realidad, una “máquina” que funciona gracias al buen trabajo de los “parásitos” que habitan en él. O sea, que tu cuerpo en realidad está poblado por miles de tipos de células diferentes, además de las bacterias, los virus, etcétera. Todos ellos, a su vez, están compuestos por diferentes tipos de organismos, que a su vez están compuestos por elementos aún más pequeños, que están compuestos por partículas, estas por moléculas, las moléculas por átomos, que a su vez son protones, electrones… estos por partículas subatómicas, bosones, fermiones…………. Creo que vais más o menos por ahí a día de hoy, pero la realidad es mucho, mucho, mucho más compleja.

El caso es, que del mismo modo, seguro que eres conocedor de que existe una escala por arriba, que para vosotros está mucho más indefinida pero es igual de interesante. Quitando aparte las divisiones geopolíticas, podríamos resumirlo en: Tierra, Sistema Solar, Vía Láctea, Grupo local, Supercúmulo de Virgo, el Filamento Galáctico Piscis-Cetus y de ahí al Universo observable. No te preocupes, es normal que no comprendas cómo está estructurado lo que llamas universo porque, como dijo uno de los grandes pensadores de vuestra época “Tío, yo sólo veo puntitos”.

Bookmark and Share