Qué hacer cuando llega el fin del mundo. Parte: 26

Esto os convierte, en gran medida, en unos parias. Y si anteriormente habíais tenido algún contacto casual o algún apoyo en vuestra evolución que os viniera del exterior, eso se acabó. Pero no seamos negativos:

¡¡NO TE PREOCUPES!! ¡¡LA VIDA NO SE ACABA AQUÍ!!

Está bien. Es posible que la tuya sí y es para prevenir esto que la dedicas una parte de tu tiempo a la lectura de este manual, pero la vida, o mejor dicho: LA VIDA (con mayúsculas), no se termina aquí. Por suerte, los planetas son unos seres complejos y de carácter tenaz que ven las cosas mucho antes de que pasen. Sí, es verdad que tu civilización la cagó. Es posible que nunca lleguéis a ser lo que fuisteis antaño, incluso es posible que no duréis más de un mes después de la catástrofe, pero a pesar de todo esto, la vida sigue adelante.

En la casi totalidad de los casos en que una civilización como la tuya la caga, pasado un tiempo todo vuelve a estar en el paso evolutivo 2.0: La gente se preocupa de su trabajo, se llega a la conclusión de la teoría de la relatividad y una especie se considera la dueña, por derecho, de la realidad que le rodea. Es cierto también que en no pocas ocasiones, esa especie no es la misma de antes, sino más bien un “reemplazo” y que, como te puedes imaginar, hay veces en que la cagada es tan gorda que se acaba convirtiendo el planeta en una roca desértica (paso 0.0) y ocasionalmente se acaba definitivamente con el planeta (lo que yo llamo -0.1). Por suerte, puesto que tú sigues con vida y aún tienes humor para seguir leyendo, probablemente no ocurra esto. Dale tiempo, tú eres un ser minúsculo dentro de una compleja realidad de la existencia y, aunque no consigas verlo con suficiente perspectiva, en 100.000 ó 1.000.000 de años, más o menos, es muy probable que todo vuelva a estar como estaba.

Lo peor que os puede pasar bajo vuestra perspectiva, es que no seáis vosotros la raza que esté ahí porque, como ya he dicho, los planetas tienen tendencia a buscar sustitutos antes de que las cosas se desmadren, pero habrá otros seres que lo hagan. Los monos, las ardillas, los delfines, los pantlereópicos… (fíjate qué documentado estoy sobre las especies locales); al final os va a dar igual qué especie sea quien detente “el poder” en el planeta, porque seguro que ninguno se acordará de que esto ya os ha pasado antes y que la otra vez erais vosotros quienes lo haciais. Eso, o que simplemente la especie dominante os habrá aniquilado, claro.

Bookmark and Share