Qué hacer cuando llega el fin del mundo. Parte: 22

Todos los seres tienen una tendencia natural a estar en equilibrio con su entorno y a valerse de él sin esquilmarlo ¿Por qué? Pues porque son conscientes de que si comes todo hoy, mañana no tienes. Este es un pensamiento básico que se graba a fuego en el ADN y que es heredado sin necesidad de ser enseñado ni aprendido. Es por eso que existe un equilibrio entre nacimiento de ciertas especies y los de otras, o que haya seres capaces de “sobrevivir” meses sin absolutamente nada de alimento. Más adelante te daré una leve orientación de cómo funciona este universo, por lo pronto te vale con saber que las cosas son así y que todos los seres lo saben. Bueno, obviamente todos no, porque si fuera así sobraría esta explicación.

Al igual que los animales no esquilman especies que les son provechosas, todas las especies desarrollan una serie de cualidades para poder defenderse de sus predadores más directos, obviando todos los que no suponen una amenaza directa para la especie. Por ejemplo: Un bufarn, no está hecho para defenderse del glggnher igual que un ornitorrinco no necesita defenderse de un león (ni cualquiera de sus combinaciones). Salvando que se produjera una convexión tangente pandimensional, (o que a algún idiota se les ocurriese buscarlos y juntarlos), es muy difícil que llegasen a verse frente a frente y, en todo caso, lo más seguro es que salieran corriendo del susto cada uno por su lado.

Por desgracia, para que alguna civilización, conglomerado genético o forma de vida lleve a cabo un desarrollo al nivel 2.0 y hacer cosas como “La Rueda”, “El Fuego”, “El Batiscafo” o “La teoría de la relatividad”, es necesario que una de las especies del planeta sea capaz de desarrollar mecanismos de defensa para la mayoría de los posibles depredadores naturales y así dejar tiempo libre para pensar en otras cosas, como “La colisión de hadrones” o “¿Cómo hacemos comida de colorines que sepa a otra cosa?”.. De este modo, llega un punto en el que esa especie acaba por desarrollar defensas para absolutamente todas las posibles amenazas naturales que existan en lo que abarque su población. Alcanzado dicho punto, es cuando una civilización se define y acaba, en muchos caso, convirtiéndose en lo que erais vosotros hasta hace muy poco tiempo: Unos engreídos “sabelotodo” que aspiran a adaptar todo a su gusto. Eso, o llegan a la conclusión lógica que todo ser vivo, excepto vosotros, tiene grabado a fuego en su ADN como ya hemos comentado y que, como ya he dicho, se puede resumir en la frase “SI LO COMO TODO HOY, MAÑANA NO QUEDA” (te rogaría que pillaras las cosas más rápido porque no me gusta repetirme y creo que me hace parecer menos profesional. Gracias). La opción que no tomasteis es más interesante, pero, no nos engañemos, no estaba a vuestro alcance.

Bookmark and Share