Qué hacer cuando llega el fin del mundo. Parte: 11

Vista la situación en la que te encuentras y puesto que te estás esforzando por seguir con vida, te recomiendo que no te metas en cualquier sitio la primera vez que necesites echar una cabezada. El mismo sitio que busques para dormir, puedes utilizarlo después para desarrollar otra serie de actividades cotidianas como comer, leer o dedicarte al placer personal, tema que ya desarrollaremos más adelante (si es que me da por explicártelo, que a saber).

La clave para cualquier sitio de dormir es simple: Tiene que ser tranquilo, acogedor, silencioso, recogido, de fácil acceso, bien comunicado, con un buen aseo, iluminado, dispuesto hacia el norte, con espacio por si la familia se amplía y a ser posible con garaje, trastero, piscina y un bajo coste. Ya que tu situación no te permitirá seguramente nada de esto, te recomiendo que busques un sitio oscuro, seco y no transitado. Si encuentras estas tres cosas es posible que aún consigas despertarte después de dormir. ¡Ah! Si puede ser alto, mejor. No sabes la cantidad de veces que los animales más amistosos se vuelven locos e intentan devorarte las pantorrillas mientras duermes. Es sumamente incómodo si no tienes el sueño ligero. Si ya lo tienes, procura tomártelo con calma, porque los primeros días siempre son los más complicados y es cuando más gente acaba por decidir que no quiere vivir más. Este es mi consejo:

Tranquilo. Lo bueno viene ahora.

Si no hay más que necesites hacer y ves que es un buen momento para echar una cabezada, no lo dudes. Seguimos después.

¿Ya te has despertado? ¡Estupendo! Ves, así uno se encuentra mejor. El caso es que la neurosis no le ha ayudado a nadie a seguir con vida y mucho menos a ninguno de los que se ha encontrado en la misma situación que tú. Lo sé por experiencia.

Sigamos adelante. ¿Has comido ya? En muchas ocasiones a la gente se le pasan las ganas de comer y esto es algo que hay que remediar lo antes posible. Al igual que dormir, alimentarse es otra de esas cosas que necesita cualquier ser de este universo. Si bien es posible que, hasta la fecha, la comida haya sido para ti algo de una accesibilidad absoluta, cuando se llega a tu situación, la perspectiva cambia bastante. Demasiado habitualmente, los mundos de la tipología B-02 convierten la comida en algo excesivamente importante, tanto por exceso como por defecto, en vez de verlo como parte de un todo que es el seguir con vida. Así pues, es fácil que hace sólo unos días tú pensaste: “Oh, qué delicia! ¡Me comería un kilo entero!” o, “A mí no me des esas porquerías. Yo sólo como cosas de primera calidad”, o incluso el mucho más común “No, no puedo comer eso porque quiero tener un cuerpo perfecto este verano”.

Bookmark and Share