instantánea

Exposición en El Penicilino de Valladolid

El pasado día 28 de agosto inauguré una exposición en el famoso bar de Valladolid El Penicilino, centro clásico de la cultura y el arte alternativo de la ciudad.

En esta colección expongo más de 500 fotografías instantáneas, a las que he dado un look de polaroid, como unidad a la exposición.

Disfrutadlas, visitad la exposición, decídlo a los amigos y comprad, que para eso están las fotos 😉

Ángel Aznar, cartel de la exposición fotográfica de instantáneas en Valladolid. El Penicilino

Exposición abierta del 28 de agosto al 28 de septiembre, de 12:00 a 02:00 horas en Plaza de la Libertad S/N. Valladolid

 

 

 

Bookmark and Share

El valor de la instantánea

Llevo más de 15 años haciendo fotografía desde que compré aquella primera Zenit para regalársela a la que entonces era mi novia y acabé usándola más que ella.

Millones de fotos, horas de laboratorio de blanco y negro, cursos, mucho estudio y sobre todo ir avanzando con los tiempos. Aún recuerdo cuando compré la “Finepix S1 Pro”, primera cámara reflex, digital de 35mm y  los fotógrafos me decían aquello de que  “El digital nunca llegará a sustituir al analógico porque no se pueden conseguir los mismos colores”. ¡Qué tiempos!

Ahora hay una nueva revolución. La raíz está en la Lomografía, pero sin ese toque snob. Con la implantación de los móviles como herramienta para todos y de los smartphones, que permiten conectar a internet y hacer postprocesos simples en el propio dispositivo, hemos vuelto a valorar la instantánea como algo creativo. Simplemente la mera fotografía, sin apenas trabajo de retoque, sin hacer sesiones larguísimas, o incontables horas de “laboratorio” después. La fotografía ha vuelto a sus raíces.

Esta corriente, además, ha crecido gracias a plataformas como Facebook, Twitter y por supuesto Instagram o Pinterest. Ahora cualquiera puede hacer una fotografía y que sea valorada por otros y eso está bien. Es el momento de hacer valer “el buen ojo”. Ya no se trata de procesos más complejos, sino simplemente de encontrar imágenes, capturarlas y exponerlas. No todo buen fotógrafo es un buen cazador de instantáneas, pero es un gran ejercicio de simplificación. Os dejo cinco consejillos que pueden ser útiles:

  1. Buscad la foto y pesadla antes de disparar
  2. Si se puede, haced más de una y seleccionad
  3. Evitad en lo posible los objetivos fáciles: Hijos, Mascotas, Novi@s
  4. La comida, o está bien iluminada, o carece de interés
  5. Revisad la foto con ojo crítico antes de subirla

Os dejo algunas de las mías para que veáis que no siempre me hago caso, pero procuro intentarlo :D. Podéis seguirme a través de Instagram como @zetastudio y por supuesto en Twitter y Facebook como siempre.

Bookmark and Share