Fotografía

Blog sobre colecciones fotográficas y teoría de fotografía sobre instantánea, retrato, paisajes, composición y consejos de fotografía y fotografía móvil.

Cree en ti mismo, un nuevo proyecto

Cree en ti Mismo

Cree en ti Mismo

Desde hace unos días he empezado a trabajar en un proyecto 365, vamos, un proyecto para ir desarrollando a lo largo del año de forma paralela a otra serie de proyectos que puedas surgir y, en este caso, que están en funcionamiento. Os lo intento resumir todo.

Planteamiento: Hay artistas que sí piden opinión y los hay que no, pero en general, a tod@s nos influye el hecho de que alguien nos de una opinión de ánimo o desánimo cuando planteamos una idea aún por desarrollar. Ver que tiene aceptación o no, nos marca en la toma de decisiones y al final no debería ser así. Están muy bien a posteriori y son muy útiles, pero cuando estás trabajando lo que necesitas es trabajar en lo que crees. De ahí el nombre del proyecto:

CREE EN TI MISMO

Reglas:

  • Todos los días hay que escribirse en la muñeca la frase “Cree en ti mismo”
  • Todos los días hay que documentar que se ha escrito con una fotografía
  • Las fotografías deben incluir, algo que implique el trabajo que se está haciendo o se ha hecho
  • Las fotografías de seguimiento han de ser publicadas en redes
  • El proyecto dura hasta que se obtengan resultados

Era obvio que la parte web iba a tener su peso. Me encantan los proyectos transmedia y hacer uno que consiste en el seguimiento no era posible sin ponerlo on-line.

Con este proyecto, pretendo conseguir un punto de evolución en mi toma de decisiones y explorar cómo afecta un recordatorio constante a mi trabajo. El convertirlo en fotografías estéticas… bueno, es sólo un extra 😉

Bookmark and Share

Enseña sobre lo que sabes

Como algunos ya sabréis, durante toda mi vida he estado aprendiendo diferentes disciplinas (artísticas y no artísticas) y, lo que es más curioso, enseñándolas. Digo curioso, porque en ningún momento ha sido algo que yo me plantease ni remotamente, pero siempre he estado rodeado de personas que, han querido aprender lo que yo sabía o que lo enseñase a otros y eso ha pasado a ser parte de mi vida cotidiana.

Enseñando a usar filtros de cámara en fotografía digital

Creo que lo primero que enseñé fue música, a mis amigos, cuando era adolescente (algún boquerón y algún capitán lo recordarán 😉 ), pero además de música he enseñado cerámica, técnicas de venta, fotografía y hasta he dado clases de cine a niños. Todo muy gratificante y en el fondo muy parecido.

Y es que no se trata sólo de saber, estoy seguro de que hay mucha gente con más conocimiento que yo sobre cualquiera de mis materias, sino de saber enseñar. Esto puede parecer más complicado de lo que en realidad es, pero cuando se tiene mucho conocimiento sobre una materia, se puede compartir sin necesidad de demasiado esfuerzo

Como es habitual, os voy a dejar unas claves sencillitas que se pueden usar no sólo para clases presenciales, sino también para hacer tutoriales o incluso, como es mi caso, compartir los conocimientos por web:

  1. La preparación lo es todo. Si vas a dar una cantidad de materia, es importante saber lo que quieres enseñar antes de empezar el curso, repartir el contenido de manera que de tiempo a todo y saber cada día qué vas a enseñar.
  2. Es importante comprender tus propios conocimientos. Yo he escuchado muchas veces eso de: “Sé lo que hago, pero no sé cómo”. Bien. Todos sabemos cómo; lo que hace falta es organizarnos ese conocimiento antes de querer explicarlo. El proceso más sencillo es analizar cómo lo haces y por qué, y anotarlo.
  3. Simplifica. Ve a lo esencial y cuando lo tengan claro, desarrolla. Convierte los tecnicismos en términos fáciles de comprender. A la primera puede que no se queden con el nombre, pero sabrán lo que es.
  4. Pon ejemplos. La memoria de todo el mundo no funciona igual y hay que intentar reforzarla desde todos los puntos posibles: Visual, Auditiva, Asociativa… Ejemplificar con cosas cotidianas o de las que sí tienen conocimiento es útil. Tener una pizarra o un cuadernillo donde puedas hacer algún esquema o dibujo, también.
  5. Refresca el conocimiento. Por mucho que sepas de algo, siempre hay quien sabe más. Mantenerse al día es importante, pero además puedes dar un vistazo rápido a cosas que conoces bien pero bajo la visión de otro. Eso te aporta detalles que tal vez no conoces o no usas pero son importantes de enseñar

Espero que os sea útil y que deis vuestra opinión.

Bookmark and Share

El valor de la instantánea

Llevo más de 15 años haciendo fotografía desde que compré aquella primera Zenit para regalársela a la que entonces era mi novia y acabé usándola más que ella.

Millones de fotos, horas de laboratorio de blanco y negro, cursos, mucho estudio y sobre todo ir avanzando con los tiempos. Aún recuerdo cuando compré la “Finepix S1 Pro”, primera cámara reflex, digital de 35mm y  los fotógrafos me decían aquello de que  “El digital nunca llegará a sustituir al analógico porque no se pueden conseguir los mismos colores”. ¡Qué tiempos!

Ahora hay una nueva revolución. La raíz está en la Lomografía, pero sin ese toque snob. Con la implantación de los móviles como herramienta para todos y de los smartphones, que permiten conectar a internet y hacer postprocesos simples en el propio dispositivo, hemos vuelto a valorar la instantánea como algo creativo. Simplemente la mera fotografía, sin apenas trabajo de retoque, sin hacer sesiones larguísimas, o incontables horas de “laboratorio” después. La fotografía ha vuelto a sus raíces.

Esta corriente, además, ha crecido gracias a plataformas como Facebook, Twitter y por supuesto Instagram o Pinterest. Ahora cualquiera puede hacer una fotografía y que sea valorada por otros y eso está bien. Es el momento de hacer valer “el buen ojo”. Ya no se trata de procesos más complejos, sino simplemente de encontrar imágenes, capturarlas y exponerlas. No todo buen fotógrafo es un buen cazador de instantáneas, pero es un gran ejercicio de simplificación. Os dejo cinco consejillos que pueden ser útiles:

  1. Buscad la foto y pesadla antes de disparar
  2. Si se puede, haced más de una y seleccionad
  3. Evitad en lo posible los objetivos fáciles: Hijos, Mascotas, Novi@s
  4. La comida, o está bien iluminada, o carece de interés
  5. Revisad la foto con ojo crítico antes de subirla

Os dejo algunas de las mías para que veáis que no siempre me hago caso, pero procuro intentarlo :D. Podéis seguirme a través de Instagram como @zetastudio y por supuesto en Twitter y Facebook como siempre.

Bookmark and Share