conceptual

Duplicados (#Descontexto Dubliners)

Duplicados James Joyce (descontexto)Escuchando la insoportable perorata de su jefe sobre sus excesivamente largos almuerzos o su falta de atención en el trabajo, sólo hacía otra cosa que pensar en que esa noche había de emborracharse, mientras la vieja cabeza de huevo del que en otro tiempo fuera su amigo asomaba sobre una pila de papeles. Nada más salir del trabajo fue lo que hizo.

Bebía, ya tarde, ya con el bar cerrado y el último trago en la mano, cuando vió a aquellos jóvenes. Ella hermosa, él galante, caminando no demasiado lejos de él, que los observaba con descaro sin apenas verles. Se veía a la legua su deseo contenido, la coquetería comedida de ella y el galanteo reservado de él. Nada directo, nada evidente, pero le hizo recordar. Recordaba el día en que empezó su alegría y su desgracia.

Pensaba en aquel día que había ido a acompañar a su amigo, cuando aún era su amigo, en busca de aquella muchacha cuando ambos apenas rondaban los treinta. Era el día en que murió el viejo sacerdote, el que llevaba siempre la pechera manchada de rapé. Aquella muchacha regordeta y divertida, de mirada alegre, que trataba de vestir con estilo sin conseguirlo. Ella no le recordaba a la hermosa mujer que tenía delante.

Había dejado a su amigo tratando de conquistar los encantos de aquella muchacha, sin éxito, como supo después, y se había dedicado a vagar por Dublín. Sentado en otro bar, bebiendo cerveza de jengibre y comiendo chícharos, pensaba en su ruina. Era aún joven y soltero y aún podía casarse y conseguir un trabajo estable, una casa… pero no tenía nada de eso. Lo más que tenía eran unas monedas en su bolsillo, la casa de huéspedes en la que vivía y a aquella muchacha. Aquella muchacha deshonrada.

Claro que él en otro tiempo había sido más liberal, incluso había negado la existencia de Dios con sus amigos… pero ya no era un niño y hacía ya tiempo que no faltaba a las liturgias. Ella, tan hermosa, tan perfecta. Tal vez un poco vulgar. Y ahora todo el mundo lo sabría, Dublín era muy pequeño. ¿Debía casarse con ella? ¿Debía amarla o despreciarla?

Cuando finalmente se encontró con su amigo, era claro que no había conseguido nada de la chica regordeta, más bien todo lo contrario. Al despedirse y entrar en la casa de huéspedes, ella vino a su habitación. Se lo había confesado a su madre. Pronto todo el mundo lo sabría… su familia, su jefe, sus amigos. Todos se reirían de él. Aquella chica vulgar.

¡Me quitaré la vida!, le dijo y él lo tomó a broma. Igual de culpables eran ambos. Jamás pensó que lo haría. Pero lo hizo. Aquella chica adorable.

Ahora tenía un buen trabajo en el banco. Ahora era alguien.

Alguien sin ningún motivo para volver a casa.

>>Este es un capítulo del proyecto DES-CON-TEX-TO
basado en la obra de James Joyce “Dubliners”.
Para saber más, consulta El enlace del proyecto

Sigue el proceso de DES-CON-TEX-TO en Twitter

Bookmark and Share

Mad Martin “Madbecedario”

Madbecedario. El abecedario según Mad Martin A es de Adolfo que se cayó en un ataúd atado

B es de Braulio que buscaba bolos blindados

C es de Calixto que comía cacahuetes con cáscaros

D es de Doroteo que dormía desnudo

E es de Eufrasio que estornudaba estiercol

F es de Facndo que freía fusibles

G es de Gerardo que ganaba garras gatunas

H es de Hipólito que hipaba hielo

I es de Ildebrando que ideaba Ilíadas

J es de Juliano que jaraneaba con jotas

K es de Kevin que Kilaba kioscos

L es de Luciano que laureaba lociones

M es de Menelao que mamaba manises

N es de Norberto que normalizaba normas normales

O es de Onofre que obstaculizaba orgasmos

Madbecedario. El abecedario según Mad MartinP es de Próspero que prometía panoplias

Q es que Quinto que quincaba quinielas

R es de Rodolfo que rateaba ramos de rosas

S es de Secundino que soñaba sopas

T es de Teodomiro que tomaba tinta tostada

U es de Urbano que ultimaba ungüentos

V es de Varico que versaba varias vidas viles

W es de Wenceslao que wisqueaba wolframio

X es de Xantipa que xerocopiaba xilofonistas

Y es de Yago que yodaba yemas

Z es de Zeta que zapaba zorros

 

Bookmark and Share

Mad Martin y el diario inventado

Mad Martin, es un personaje. Un alter-ego creado para sacar la parte más alocada, desvergonzada y brutalmente sincera que llevamos dentro. Un personaje sin tabúes ni vergüenza que se expresa tal como piensa o siente, rozando permanentemente la locura. Para ello utiliza, por prescripción médica, un “diario” para anotar sus sueños, pero tener un pie en el psiquiátrico implica que su comportamiento es ácrata y errático, lo cual se refleja directamente en dicho diario.

El proyecto Mad Martin está a medio camino entre la literatura y el arte conceptual en el que utilizo una agenda como “cuaderno de artista” interviniendo alguno de sus elementos típicos (los números, las frases, el santoral…), en combinación con micro-relatos de una o dos páginas, o divagaciones sobre pensamientos al azar desarrollados sólo como ejercicio mental.

Aprovechando el proyecto y que el libro como objeto tiene su propia vida, he decidido añadirle (una vez más) una parte trans-media, haciéndole diversas fotografías de seguimiento, tanto de los textos o dibujos que en él figuran, como del libro en los diferentes lugares en los que nacen las historias. Todo ello lo podéis seguir a través de instagram

Aunque mi intención es colgar varios de los micro-relatos, o de los textos en general, por lo pronto os dejo  una pequeña muestra

21 febrero
martes

#1 de Enero:

La doctora cree que sería una buena idea empezar a escribir un diario con mis sueños.
Yo creo que la doctora es imbécil y que sería buena idea empezar por quitarle la

Los días son idiotas

Hoy es 1 de Enero ¿Qué significa eso? Es sólo otro día estúpido de los 365,25 que hay cada año.

No me gustan los calendarios. Es como vivir dentro de una pecera en la que tú eres una piedrecita del fondo. Ni siquiera un pez. Los peces son otros, los que se mueven por el calendario, tú sólo miras desde el fondo.

“El hombre que hace su fortuna
en un año debería ser ahorcado
doce meses antes. Proverbio ruso”     ————————–>Los rusos…

Tampoco me gustan las agendas.

Bookmark and Share

#Cintablanca, arte urbano efímero.

La mujer almohada ataca en noches de luna llena y sábanas limpias

Cintablanca es un proyecto trans-media de arte urbano que nació con la intención de intervenir la calle, pero con un mínimo de agresividad.

La idea brotó a lo largo de varias conversaciones con la artista onubense María Sánchez-Guerra, con la intención de dejar mensajes que la gente pudiera encontrar de manera aleatoria y que pudiera o no, tener sentido para ellos. El proyecto tomó forma al usar la cinta de carrocero (cinta blanca) como soporte, dado que es algo que cualquier artista puede tener a mano de forma habitual y pensando en que, con el tiempo y los agentes meteorológicos, las cintas acabarían desapareciendo.

Más adelante surgió la idea de convertirlo en un proyecto trans-media al intentar darle más visibilidad y buscando el modo de que funcionase a distintos niveles. De este modo, las bases del proyecto quedaron establecidas así:

  • Escribir una frase en un trozo de cinta blanca, que pueda estar o no relacionado con el emplazamiento en que se va a colocar.
  • Tras la frase, añadir #CINTABLANCA escrito para que, quien reconozca el “hashtag” (sistema de búsqueda de twitter), pueda buscarlo digitalmente.
  • Fotografiar la cinta en su emplazamiento de manera documental.
  • Subir dicha fotografía a twitter acompañada de la frase y el mismo “hashtag”.

La idea, de este modo, es que quien encontrase las cintas por la calle pudiera buscar el resto de las frases por internet, que a quien le gustara alguna de las frases en el twitter pudiera acceder a las demás y que en ambos casos, pudieran, de quererlo así, buscar físicamente el resto de las cintas.

Al final el proyecto se ha convertido en un proverbiario extraño, lleno de pensamientos curiosos, pero aún sigue vivo y en evolución. Además, es un proyecto abierto, por lo que, cualquier

Frases en la #CINTABLANCA:

  1. De tu boca me excitan sus palabras… y tu boca
  2. Diles sólo lo que deban saber y el resto guárdalo para ti
  3. Sólo hay un camino correcto, el que tomas
  4. El tiempo pasa por las cosas, las personas viven atravesándolo
  5. Cintablanca en el embarcadero de Huelva (la frase se ha perdido)
  6. Piensa en ti y cuenta con los demás
  7. Busca el cocodrilo que mejor te coma
  8. Lo que más me excita no es tu p**** sino tu cerebro
  9. No permitas que nadie tome tus decisiones por ti
  10. Mírame como si no existiera nadie más. El resto del tiempo ama a quien quieras
  11. Nadie puede decirte cómo entender la vida, sólo tu
  12. Que te busquen, te liguen y te enamoren
  13. Si tienes pocos objetivos es mucho más fácil alcanzarlos
  14. si vives atento a las casualidades tu vida será más divertida.
  15. El camino empieza donde tú quieras y termina donde tú decidas.
  16. Si no fuera natural contigo no te enseñaría las pelusas de mi ombligo
  17. Que me enamoren mujeres que me sepan comer y hombres que me sepan tocar
  18. Si esperas, que sea por alguien que, de verdad, merezca la pena
  19. Vive alimentándote de cada día como si fuera el último que comerás
  20. Que la casualidad guíe tu destino
  21. Ciego no es el que no ve. Es el que no siente ni se emociona
  22. Besa a cualquiera con quien te parezca interesante hablar
  23. Se han masturbado pensando en ti. Piénsalo cuando te sientas fe@
  24. Acuérdate, en soledad, de quienes te han puesto los pelos de punta
  25. Desea, quiere, ama, pero empieza por ti primero
  26. Nunca dejes un cocodrilo sin hacer por falta de tiempo
  27. Camina sin pensar dónde vas y llegarás donde tienes que estar
  28. Mira tanto como puedas y agradece siempre las miradas
  29. Cada vez que el miedo te impida hacer algo, lánzate a hacerlo
  30. Disfruta de cada nueva experiencia porque todas pasan y quedan en la memoria
  31. Cuando no sepas qué dirección tomar, siéntate y espera
  32. Ya que eres el centro de tu vida, conviértete en tu propio héroe
  33. Tener mucho dinero no te hará muy feliz, sólo hará que otros sientan envidia y distancia
  34. Piensa mal y tal vez aciertes, piensa bien y serás más feliz
  35. Cada sitio en el mundo es especial y único, no te aferres a ninguno
  36. Busca a los amigos allá donde estén
  37. Si quieres olvidar a alguien, empieza por olvidar su olor
  38. A veces hay que recordar que el móvil tiene botón de off
  39. La mujer almohada ataca en noches de luna llena y sábanas limpias
  40. Y si hace falta, nos echaremos al monte de nuevo
  41. Por cada persona que miras hay 99 que no ves
  42. Sonreír mejora el sexo… O por lo menos lo hace más divertido
  43. Si observas más, no vivirás más, pero tu vida será más interesante
  44. Siempre puedes callarme con tu boca
  45. Gasta. Reza. Gasta
  46. A ratos hay que ser sólo un vagabundo
  47. No necesitas organizar, sólo saber manejarte en el caos
  48. Me faltas en mis noches y en mis días
  49. No se trata de hacia dónde vas, sino dónde estás en cada parte del viaje
  50. Lo mejor de una parada es saber que pronto estarás en marcha
  51. Toca. Aunque sólo sea por saber qué se siente

Toca. Aunque sólo sea por saber qué se siente

Bookmark and Share

“Los Muertos” (#Descontexto Dubliners)

(suena una pieza lenta de jazz)

El local es un ir y venir de gente, todo el mundo en torno a Joyce que ha muerto. En el velatorio el bar entero está a su alrededor mientras cada uno mantiene su conversación. Las señoras hablando de lo bueno que era y de cómo se le veía que se le anticipaba la muerte, los amigos tomando wisky en una esquina, uno secretamente enamorado del otro mientras le habla de que pronto le verá casado y la que fuera pretendida hace años que le perdió por meterse a monja asegurando que ha muerto de amor por no poder volver a verla más. Un hombre con traje de ciclista le observa con una chistera abollada en la mano. En ese momento, Joyce se levanta, toma su chistera y dice a todos que está bien. “¿Se encuentra bien amigo? E’toy bien.” Sólo estaba muy borracho. El sacristán limpia la sangre del suelo, mientras él, en lengua de borracho, se queja de haber perdido un trozo de su lengua de un mordisco, pero el forense le consuela y le dice que en otra ocasión supo de un anciano al que le sucedió lo mismo y le volvió a crecer. “L’ejoy’uy aga’ejío, je’or ¿A’go’íamos ‘omar algo…?”

>>Este es un capítulo del proyecto DES-CON-TEX-TO
basado en la obra de James Joyce “Dubliners”.
Para saber más, consulta el enlace del proyecto
http://www.hitobitostudio.com/des-con-tex-to-proyecto-conceptual-sobre-la-percepcion_11-03-2013.html

Sigue el proceso de DES-CON-TEX-TO en Twitter

Bookmark and Share