Archivos mensuales: noviembre 2014

Qué hacer cuando llega el fin del mundo. Parte: 10

Son muchos los que, cuando están en tu situación se vuelven “espirituales” y se ponen a ayudar a todos los demás. Hasta a mí me pasó unas cuantas veces. ¿Sabes qué pasa cuando le salvas la vida a alguien que está a punto de perderla por idiota? Pues que una semana después, cuando tú has estado alimentándole, cuidándole, protegiéndole y tras tus muchos esfuerzos se ha recuperado, se va sin darte las gracias y, como no, acaba perdiendo la vida… por idiota. Si alguien no está dispuesto a cuidar de su vida, no merece que los demás lo hagan por él.

Este es un extremo, pero te aseguro que se puede extrapolar a otras muchas situaciones de las que te quedan por encontrarte. Sí, lo sé, si estuvieras aquí me preguntarías ¿Y tú a santo de qué has invertido tanto tiempo en escribir esto? La respuesta es fácil y se basa en el mismo principio que te he planteado. Primero, como te puedes imaginar, yo ahora no estoy en la misma situación que tú. Estoy concretamente sentado en el sofá y pasando a limpio mis notas. Para que tú puedas estar leyendo esto ahora mismo, quiere decir que hace ya unos cuantos años que me documenté para adaptarlo de modo que resulte más o menos aceptable en tu cultura y que convencí a un editor para que lo publicara, cosa que en general suele tener su aquel. Total, que para que te hagas una idea, tu mundo ahora mismo, aunque está a punto de que alguien meta la pata del todo, aún no se ha ido al garete, lo que me da tiempo suficiente para que pueda hacer todo esto y aún conseguir vender alguno (espero). Ahora, o en lo que tú consideras ahora, seguramente estaré buscándome la vida como tú y probando cosas para la siguiente edición del manual.

Por si ya no te acordabas; Segundo y siguiendo la misma línea: ¿Lo haría si sólo se tratase de mí? Sí, lo haría. Vamos, que este es el trabajo de muchas de mis existencias y no lo hago sólo para que tú y algún otro os podáis aprovechar de mis conocimientos que he ido acumulando durante tantísimo tiempo (aunque todos sepamos que el tiempo es relativo y, como dijo el sabio, “la hora del desayuno aún más”). Gracias a esto, me mantengo fresco y recuerdo cosas que, de otro modo, se me pasarían por alto. Qué le voy a hacer. A decir verdad, aunque esto no lo fuera a leer nadie (cosa que entra dentro de lo posible) lo escribiría de igual modo.

Sigamos contigo que te hace más falta.

¿Qué más hay que hacer o no hacer?

Por una mera cuestión de supervivencia y puesto que llevas ya un rato leyendo este manual, búscate un buen sitio para dormir. No sé qué hora es, pero si hay una certeza en el universo, es que el sueño es necesario. Sea una vez al día o una vez cada milenio, es igual. El universo necesita el sueño y tú, seguro que también.

Bookmark and Share

Qué hacer cuando llega el fin del mundo. Parte: 9

CAPÍTULO 5. ¿Qué hacer y qué no hacer?

Enlazando con lo ya tratado en el capítulo anterior acerca de la libertad y demás, has de tener muy claro qué es lo que tienes y no tienes que hacer a partir de ahora. Como ya hemos dicho, una vez que se te pasa la llantina de que se hayan muerto casi todos tus conocidos, has de asimilar que, desde ahora, eres responsable exclusivamente de ti mismo y que, por tanto, todo lo que hagas a partir de ahora por los demás, no es una obligación sino una elección. Esto lo podemos simplificar en un pensamiento al que puedes apelar cuando tengas dudas de si hacer o no algo:

¿Pensando sólo en mí lo haría?

Dependiendo de cuál sea la respuesta, así puedes decidir. No seas mojigato. No se trata de que vayas a herir a nadie. Piénsalo fríamente; “TU MUNDO SE HA ACABADO” (o casi). Así que tu única necesidad, es la de seguir viviendo. A parte de la ventana estratégica que ello supone de cara, principalmente a todos aquellos que se han muerto, hacer las cosas pensando primero en ti te dotará de algo que, seguramente hasta la fecha, no habías desarrollado lo suficiente: Estar a gusto con lo que se está haciendo.

Durante mis muchas y repetidas experiencias, he llegado a la conclusión de que, en la mayor parte de las ocasiones, la infelicidad está provocada por las muchas obligaciones sociales que nos imponemos. Pasamos demasiado tiempo pensando en lo que nos rodea, se llame Familia, Comunidad, Mmpferserg o Dios. Nos valdría con plantearnos si lo que regalamos lo van a apreciar lo suficiente, pero a estas alturas este no es tu problema. En la mayoría de los casos, todo aquello de lo que dispones ahora mismo es escaso pero suficiente, lo que nos lleva de nuevo a la pregunta oficial.

¿Lo harías pensando sólo en ti? (Si piensas que se te puede olvidar, escríbetelo en alguna parte del cuerpo. Eso a veces funciona).

Descubrirás con cierto agrado que las cosas que haríamos por nosotros mismos son muchas menos que las que haríamos pensando en el criterio de los demás y, en la situación en la que estás, necesitas la mayor cantidad de tiempo de que puedas disponer para pensar en ti. En caso contrario, no llegarás con vida hasta el capítulo 12. Ha sido un placer conocerte y espero que este libro caiga en mejores manos.

¿Sigues aquí?

Bien. Eso es que estás empezando a hacerme caso. Tampoco se trata de que dejes morir a los demás por pura diversión (aunque a veces te sientas tentado), sino que te replantees tus prioridades.

Bookmark and Share

Qué hacer cuando llega el fin del mundo. Parte: 8

……….

…………….

…………………

…………………………………………………..

¡¡BIEN!!

¿A que ya te sientes mucho mejor? Parece una tontería, pero la libertad es algo que debemos ejercitar, si no, como cualquier otra actitud, se atrofia y deja de funcionar correctamente. En la mayoría de las civilizaciones de la tipología B-02 acaba por suceder que los individuos ceden su libertad a otros a los que consideran más capacitados para administrarla y a los cuales no se cuestionan lo suficiente. Lo cual, en excesivas ocasiones según mi experiencia, acaba convirtiéndose en “nuestra civilización la cagó”. Visto que aún estás con vida, te recomiendo que practiques tu libertad todo lo que puedas y enseñes a los demás (si encuentras a alguno) a utilizarla del modo más profundo posible para que, esta vez, no la caguéis tan pronto. Si necesitas ayuda en esto, te recomiendo que busques los ejercicios que figuran en el epílogo de este libro SI HE CONSIDERADO OPORTUNO INCLUIRLOS. Si NO, busca papel en blanco y escríbelos tú, que tampoco te tengo yo que dar todo hecho.

Bookmark and Share

Pensando y haciendo una escultura en papel

Ángel Aznar dibuja una escultura y la crea usando únicamente papel de acuarela y pegamento

El vídeo está al final del post

El pasado 14 de Noviembre terminé uno de mis proyectos más arriesgados y peculiares y estoy francamente orgulloso del resultado.

Todo ha venido porque la Revista Argonautas, revista online de contenidos artísticos, me dijo que querían que colaborase en el siguiente número (el de Diciembre) y claro, obviamente estaba encantado. La parte graciosa, fue cuando me pidieron, creo que a finales de octubre, que hiciera una escultura… y eso, es lo divertido, porque para quien no lo sepa, desde el 4 de Noviembre estoy viviendo en Londres (sí amigos, soy un próximo episodio de “Españoles por el Mundo”).

¿Cómo creas una escultura en un pais donde no tienes nada de material, donde no tienes taller y donde no sabes, ni siquiera, dónde comprar nada? ¡Ah! y además hay que pensar en una escultura, que esté basada en un texto que me facilitaba la revista. Bien… todo super fácil.

Como soy artista y ropa no, pero material de trabajo he metido en la maleta más que de sobra, lo primero que hice fue ver con qué contaba y en base a eso, decidir. Materiales sencillos, nada de herramientas pesadas, nada de modelado en barro, nada de talla:

  • Cutters
  • Pinceles
  • Lápices
  • Rotuladores
  • Papel de acuarela
  • Acuarelas
  • Pegamentos
  • y cinta blanca, como no podía ser de otro modo 😀

Pues compré unas tijeras (que al final no usé) y me puse a hacer una de esas cosas que me encantaba hacer de niño: Recortar y pegar papel.

He de confesar, que estoy maravillado con el resultado. Ha sido limpio, interesante, alejado a mi manera de trabajar el volúmen, más densa y más corpórea y todo un reto a la hora de desarrollar este proyecto, pero para mí es toda una maravilla.

Como ya me han hecho saber en la revista, a ellos también les ha gustado (sinceramente temía que les horrorizase mi experimento) y esperaré a mostraros las fotos finales del proyecto, cuando este esté publicado junto al texto original que la inspira, pero por lo pronto, aquí tenéis el vídeo de cómo se piensa y se hace una escultura en papel.

Espero que lo disfrutéis tanto como yo.

Bookmark and Share

Qué hacer cuando llega el fin del mundo. Parte: 7

Total, que lo único que saqué bueno fue la sensación de haber hecho el idiota y pensé ¿Cómo es posible que haya ocurrido algo tan importante y yo, que soy tan listo, la haya cagado como todos los demás? Así que repetí y como es algo divertido, extraordinario y en la mayoría de los casos acabas muerto en menos de unos pocos años, me enganché y acabé por convertirme en un experto y es por eso que ahora hago llegar mi conocimiento a los demás para ayudar a que las cosas vayan lo mejor posible (dentro de lo que es una extinción masiva que se precie, claro).

Recuperando el hilo de nuestro tema, quédate con esta enseñanza que trataremos más profundamente más adelante. Lo mejor de que casi se haya terminado todo:

YA NO TIENES ABSOLUTAMENTE NINGUNA OBLIGACIÓN

Y si alguno de tus “con-vivientes” es capaz de decirte lo contrario, mándale amablemente a… a dónde te apetezca. Mi experiencia me dice que es imposible sobrevivir más de una semana si no te das cuenta de esto.
CAPÍTULO 4. ¡Por fin eres libre!

Sí, ya lo sé. No ha sido una experiencia agradable (y eso que aún no sabes lo que te espera), casi seguro que huele fatal, ya sea por lo que ha provocado todo esto o por los cadáveres de tu alrededor y además acabas de vivir un drama que no es equiparable a casi ninguna experiencia que puedas tener, pero mírale el lado positivo: Como ya te he dicho antes ¡Ahora puedes hacer lo que te dé la gana!

Aunque este pensamiento pueda parecer algo sórdido o trivial y no esté exento de una cierta polémica, tienes la capacidad de hacer casi cualquier cosa sin que nadie te lo eche en cara (esto, en la mayor parte de los casos, porque será difícil encontrar a otro alguien) ni la obligación de que aquello que hagas agrade a los demás. Para ejercitar esta nueva libertad adquirida, lo primero en lo que quiero que pienses, es en qué has soñado siempre con hacer y no has hecho, porque los demás te han coartado………….. No. Esfuérzate más………….. Sigue sin ser suficiente. Busca en lo más profundo de tu mente aquello que siempre has soñado hacer pero que ni siquiera has llegado a contarle a nadie.

Ahora que lo has encontrado, deja este libro en un lugar seguro y ve a hacerlo. Cuando termines, vuelve.

Bookmark and Share